Casablanca, el marruecos más cinematográfico

Humphrey Bogart e Ingrid Bergman le ofrecieron al mundo este tesoro marroquí, que fue el enclave romántico de la película, que lleva el mismo nombre que la ciudad, Casablanca. Pero la Casablanca de hoy, es bien distinta al imaginario al que nos trasladaba el famoso largometraje producido por Hollywood. La ciudad de Casablanca siempre ha sido un emplazamiento muy importante en lo que a comercio se refiere, por ello es una de las ciudades más importantes de marruecos en cuanto a comercio. Pero, esta ciudad también nos permite pasearnos por su parte más tradicional y perdernos entre tiendas, callejuelas y olores especiados de este marruecos de pasado cinematográfico.

película casablanca
Película Casablanca

En el siguiente artículo mostraremos las cosas y lugares, que una vez es Casablanca, no nos podemos perder.

Veamos pues las 12 cosas que no nos podemos perder en Casablanca

La mezquita de Hassan II

Mezquita Hassan II
Mezquita Hassan II

Como cualquier país de tradición musulmana, una de las paradas inevitables en nuestro viaje debe ser una mezquita. Entonces, que mejor mezquita que una de las más asombrosas del país. La mezquita de Hassan II, es una de las más grandes del país y una de las más impresionante y colosales. Además, ostenta el puesto 13 en cuanto a tamaño a nivel mundial. Esta mezquita diseñada por el arquitecto francés Michel Pinseau, se ha convertido en uno de los lugares de referencia de la ciudad.

La mezquita de Hassan II empezó a construirse en julio de 1986  y terminó en agosto de 1993. Todos los materiales que se usaron en su construcción son marroquís y estuvieron trabajando más de 6000 artesanos y artistas, para decorar esta impresionante estructura.

El minarete de la mezquita tiene una altura equivalente a 210 metros (equivalente a un edificio de 60 plantas). Este está coronado por un láser, cuya luz apunta directamente hacia la meca.

El Corniche

El Corniche es uno de los barrios de la ciudad. El barrio del Corniche se encuentra al oeste de la mezquita de Hassan II. Además, entre sus calles podemos encontrar algunos cines de estilo muy occidental.  Pasear por sus calles y pararnos a reponer fuerzas en alguno de sus cafés con vistas al océano, es una de las mejores opciones para un día de turismo relajado.

Aperitivos
Aperitivos

El museo de Abderrahman Slaou

Este museo fue creado por la fundación Abderrahman Slaou y abrió sus puertas en mayo de 2012. Este museo es compacto, agradable y educativo, la excursión y combinación  perfecta para el ávido turista.

El museo de Abderrahman Slaou contiene una colección única de joyería antigua, posters vintage y miniaturas, todo ello datado de años comprendidos entre el 1869 y 1960.

El barrio de Habous

El barrio de Habous es un barrio histórico. Lleno de tiendas artesanales y de suvenirs. Aquí podremos comprar algún regalo para aquellas personas de las que nos acordemos en este viaje. Además, dentro de este barrio podemos experimentar el marruecos más puro, ya que se producen pujas en la calle por objetos de marruecos o venidos de tierras más lejanas. Dentro de este barrio encontramos el Mahka du Pacha, o la panadería de Bennis.

Mahkama du Pacha

El Mahkama du Pacha es un edificio hispano-marroquí, que alberga en su interior más de 60 habitaciones bien ornamentadas, con techos de madera tallada. El edificio tiene una decoración exquisita, al más puro estilo marroquí, llena de estucos y de suelos preciosamente enlosados.

La panadería de Bennis

Es una panadería tradicional marroquí, en la que además podemos degustar y disfrutar de los impresionantes dulces marroquís. Si nunca has probado estas delicias, te diremos que son una explosión de sabor deliciosa para nuestras papilas gustativas. Os dejamos un enlace a Tripadvisor, para que podáis echarla un vistazo.

El Tranvía de Casablanca

Casablanca es una ciudad que aunque tradicional, sigue mirando hacia el futuro. Desde hace unos años en la ciudad de Casablanca se ha comenzado a construir una red de tranvías. Está es la segunda red de tranvías del país, siendo una de las primeras, la famosa red de tranvías de Rabat.

Esta red de tranvías o metro ligero de Casablanca, consta de 48 paradas, y conecta Sidi Moumen en el este, con Ain Diab y el Facultés district al oeste.

El centro comercial Marruecos

Como hemos apuntado anteriormente, Casablanca mira hacia el futuro, sin perder sus raíces más tradicionales. El centro comercial de Marruecos es una parada indispensable, por su pecera gigantesca en la que podemos ser testigos de shows acuáticos, que harán las delicias de los viajeros. Además, aquellos viajeros que sean unos apasionados de las compras, en este centro comercial pueden encontrar marcas tales como,  Louis Vuitton, Dior y U.S. Polo  ASSN.

El parque de atracciones de SINDIBAD

El parque de atracciones de Sindibad nos ofrece otra cara del turismo en la ciudad, donde podemos pasar un muy buen rato en compañía de amigos o familia. Os recomendamos que probéis la Serpiente, una montaña rusa que no os dejará indiferentes.

Notre dame de Lourdes

En este mundo donde la convivencia parece algo tan difícil, no hay nada como viajar. Viajando las ciudades nos enseñan su convivencia religiosa pacífica y ancestral. Por ello, en Casablanca encontramos una iglesia católica que es la Notre dame de Lourdes.

La iglesia de Notre dame de Lourdes se terminó de construir en 1954 por el arquitecto Achille D’anglaterre y el ingeniero Gastón Zimmer. La iglesia es fácilmente reconocible por sus vidrieras, trabajo del artista francés Gabriel Loire. 

El templo Beth-el

Siguiendo con un ejemplo de convivencia religiosa, en Casablanca encontramos la sinagoga de Beth-el.

Aunque la ciudad de Casablanca consta de más de 30 sinagogas, es el templo de Beth-el, el  que es centro neurálgico de la vida judía de la ciudad.

El Maârif

El Maârif es un barrio moderno donde podemos encontrar el Casablanca Twin center, zona céntrica e importante para los negocios, meetings y acuerdos internacionales.

Como podéis ver, Casablanca es una ciudad que aunque mira hacia el futuro, no olvida sus raíces, historia y cultura ancestral. Casablanca nos envuelve y nos embruja con sus mil y una noches, además de llenarnos del imaginario nostálgico del gran clásico de Hollywood. Siempre nos quedará…Casablanca.  

Si os habéis quedado con ganas de descubrir otras fantásticas ciudades, no podéis perderos el siguiente artículo: París: Monumentos y lugares que visitar

Tags : África