Consejos para cuidar nuestra piel en invierno

Es muy habitual que nos preocupemos un poco más en cuidar nuestra piel en verano, debido a las horas de exposición al sol. Pero es igual de importante cuidar nuestra piel en verano como en invierno.

En la época de invierno nuestra piel esta expuesta a cambios bruscos de temperatura, muchas veces entramos en lugares con mucho calor y luego salimos a la calle, lo que esto supone que exponemos a la piel a un cambio brusco de temperatura. Este cambio perjudica la salud de nuestra piel, sobre todo en las zonas más expuestas como las manos, cara y cuello.

Cuidado de la piel
Cuidado de la piel

Además, si mantenemos un buen cuidado de nuestra piel en invierno podemos ayudar a nuestra piel a que se prepare para afrontar con fuerza el próximo verano.

A continuación, vamos a contaros algunas recomendaciones y consejos que podemos llevar a cabo para ayudar al cuidado de nuestra piel en invierno.

Beber agua

Agua. Hidratación de la piel
Agua. Hidratación de la piel

Durante el verano, debido al excesivo calor, nuestro cuerpo nos pide beber más cantidad de agua para hidratar nuestro cuerpo. Pues bien, en invierno es igual de importante que bebamos la cantidad de agua recomendada (unos dos litros de agua al día), para ayudar a nuestro cuerpo a tener una buena hidratación, eliminar toxinas y, por supuesto, para mantener nuestra piel hidratada y cuidada.

Evita el tabaco y el alcohol

Algo que perjudica a nuestra piel es el consumo de tabaco y alcohol. El consumo de estas dos sustancias es muy nociva para nuestro cuerpo y uno de los órganos que más lo sufre es la piel. Debemos evitar el consumo de estos dos productos.

Protector solar

Muchas veces pensamos que durante el invierno no es necesario aplicar una protección solar en nuestra piel. Pues bien, este pensamiento tan extendido es totalmente mentira. Debemos proteger nuestra piel contra el sol todos los días del año. Sobre todo si vamos a realizar deporte al aire libre o vamos a estar expuestos durante largo tiempo al sol, debemos proteger nuestras zonas expuestas para evitar que nuestra piel sufra sin necesidad.

No ducharse con agua excesivamente caliente

Muchas veces, y debido al frio de algunos días de invierno, procedemos a ducharnos con un agua excesivamente caliente. Esta tendencia es muy negativa para nuestra piel, provocándola una exposición a altas temperaturas que puede perjudicarla y deshidratándola. Lo mejor es darnos una ducha o baño con agua templada, que permita una relajación y un correcto trato para nuestra piel.

No utilices productos abrasivos

Debemos evitar el uso de sustancias o productos excesivamente abrasivos para nuestra piel. En el mercado se comercializan productos que pueden ser excesivamente dañinos para nuestra piel.

Hidrata tu piel con la ayuda de cremas

Uso de cremas adecuadas para la piel en invierno
Uso de cremas adecuadas para la piel en invierno

Después de una ducha templada lo mejor es hidrata nuestra piel, gracias a que los poros de nuestra piel están abiertos después de la ducha o baño, podemos aprovechar para utilizar una crema apropiada que ayude a nuestra piel a conseguir una hidratación correcta,  poniendo especial hincapié a las zonas de rodillas, manos, codos, pies y cara. Estas zonas tienden a resecarse más que otras zonas de nuestro cuerpo.

Recuerda utilizar cremas específicas para cada zona de tu piel. No es lo mismo utilizar una crema hidratante para nuestro cuerpo como para nuestra cara.

Seca bien tu cuerpo

Es muy importante que durante la época de invierno, sequemos bien todo nuestro cuerpo para evitar daños en nuestra piel. Sobre todo debemos secar zonas que tienden a retener humedad, como en la zona de las ingles, detrás de las orejas y glúteos o entre los dedos de los pies.

Exfolia tu piel

Es recomendable ayudar a nuestra piel para que elimine toxinas exfoliando, de forma poco agresiva, unas dos veces por semana. De esta manera ayudaremos a la eliminación de toxinas que favorece a la regeneración de nuestra piel.

Cuida tus labios

La importancia de cuidar los labios
La importancia de cuidar los labios

Una de las zonas que menos cuidamos en invierno son nuestros labios. Pues bien, esta zona de nuestra piel sufre durante el invierno debido al frío y el viento. Es importante cuidarlo con un protector labial que les ayude a mantener la hidratación correcta y evitar así que se corten y deshidraten.

Cuida tu piel desde dentro

Es muy recomendable ayudar a nuestra piel desde fuera, pero también es muy importante cuidarla desde dentro. En invierno es recomendable tomar alimentos con vitamina C y, sobre todo, llevar una dieta sana y equilibrada. En muchas ocasiones durante el invierno llevamos una dieta menos sana que durante el verano. Debemos recordar que la mejor manera de cuidar nuestra piel y por ende nuestro cuerpo es llevando una dieta sana y equilibrada.

Debemos tener cuidado con cada tipo de piel

Lo que debemos tener claro es, que cada piel es diferente, existen pieles sensibles, atópicas o grasas, entre otras. Es por este motivo que debemos consultar con nuestro médico para saber cuál es la mejor crema y cuál es la más adecuada para nuestro caso particular.

Apoyate en productos antioxidantes

El consumo de productos antioxidantes ayuda a nuestro cuerpo a la hora de la eliminación de toxinas y evitar el envejeciendo de nuestro cuerpo. Es por este motivo que debemos mantener una dieta rica en antioxidantes, así estaremos ayudando a nuestra piel y a nuestro cuerpo en general.

En conclusión…

Nuestra piel es el órgano más grande que tenemos en nuestro cuerpo, debemos cuidarlo tanto en invierno como en verano. Una dieta sana, una hidratación adecuada, evitar la humedad excesiva, una limpieza adecuada con una temperatura optima son algunas de las claves para ayudar a nuestro cuerpo en el cuidado de nuestra piel.

Si deseas conocer algunos productos que pueden ayudarte en el cuidado de tu piel, no te pierdas el siguiente artículo: Mantén tu piel joven, hidratada y protegida con alimentos antioxidantes