Consejos y recomendaciones para combatir el estrés

En el día a día actual, son muchas las situaciones o personas que nos afectan y nos provocan un estado de estrés, que en ocasiones no podemos solventar como desearíamos.

Es por este motivo, que en la actualidad, el denominado estrés está de moda. Somos muchas las personas que podemos sufrir estrés en ciertos momentos o de forma constante, en el trabajo o en casa. Pero antes de nada, debemos conocer a que se le denomina estrés.

Estrés
Estrés

¿Qué es el estrés?

Como definición, podríamos decir que el estrés es un estado de cansancio mental, el cual es debido a una exigencia de rendimiento exterior, o de nosotros mismos, superior a la exigencia normal. El estrés también puede provocar reacciones físicas en nuestro cuerpo como sudor, frío, temblor, etc.

En definitiva, el estrés es una reacción que experimentamos cuando queremos realizar ciertas cosas y no conseguimos realizarlas como queremos o, simplemente, no podemos realizarlas (por falta de conocimiento, exceso de carga de trabajo, etc.), es entonces cuando nos aparece el temido estrés. Aunque también pueden existir otros motivos.

Grito
Grito

Por todo esto, y por el efecto negativo que puede producir en nuestras vidas el no conseguir solventar situaciones que nos provoquen estrés, a continuación, vamos a detallar una serie de consejos para ayudarnos a combatir y evitar el estrés en nuestro día a día.

Situaciones estresantes siempre van a existir, por lo tanto, debemos comprender que podemos llevar a cabo una serie de recomendaciones que nos ayuden a manejar una situación que pueda producirnos estrés.

Algunas de las estrategias que podemos llevar a cabo son

Respira y mantén la calma

Respira y relajate
Respira y relajate

Lo primero que debemos realizar, antes de que el estrés se apodere de nosotros, es respirar. Debemos intentar analizar la situación y respirar despacio y calmadamente. De esta forma daremos tiempo a nuestra mente para relajarse y pensar con claridad.

Ser coherentes

Debemos ser coherentes con nosotros mismos y comprender donde están nuestros límites. No debemos acceder a realizar cosas o contraer compromisos que no podamos desarrollar. Estas situaciones pueden provocarnos un auténtico estado de estrés. Por lo tanto, debemos aprender a decir, No. Decir, No, en un momento dado, puede quitarnos un gran peso de encima y ayudarnos a cuidarnos a nosotros mismos.

Delegar

Delegar es fundamental
Delegar es fundamental

Delegar es uno de los secretos que puede ayudarnos a combatir el estrés, sobretodo en el ámbito laboral, aunque en casa también. Delegar esta íntimamente relacionado con el apartado anterior. Decir que No y delegar el trabajo en otra persona, puede ayudarnos a liberar parte de carga y evitar una situación estresante futura. Esta función nos ayuda a reconocer nuestra limitación y comprender que debemos confiar en otras personas para completar el trabajo o la función que se precise.

Situaciones recurrentes

Reconoce situaciones que te provocan estrés y descartalas. Muchas veces, sabemos de antemano que hay situaciones que no hacen más que provocarnos estrés. Pues bien, debes identificarlas y eliminarlas, ya sea de forma definitiva o durante un tiempo.

Prioridades

Establece una serie de prioridades. Esto quiere decir, que en la medida de lo posible, cuando empecemos algo debemos terminarlo antes de empezar la siguiente función. Muchas veces nos estresamos porque comenzamos muchas cosas a la vez y no terminamos ninguna, esto nos provoca frustración y estrés. Lo mejor es que una vez que comencemos algo, lo terminemos y una vez acabado a otra cosa.

Ejercicio

Ejercicio
Ejercicio

Realizar ejercicio con regularidad. Esta es otra de las claves para aliviar el estrés. Gracias al ejercicio, nuestro cuerpo segrega endorfinas que nos ayudan en la relajación y aumentan nuestro estado de bienestar. Si te interesan los beneficios que puede aportarnos el deporte, no te pierdas el siguiente artículo: Beneficios psicológicos de practicar deporte

Tu cama – Tu templo

Descansar es fundamental para un buen funcionamiento mental y físico. Debemos dormir entre seis u ocho horas para que nuestro cuerpo se recupere y se prepare para el siguiente día. Cuando no descansamos correctamente, el día se nos hace cuesta arriba, debemos dormir. Y para dormir bien, debemos tener claro que nuestra habitación o cama es una zona de relajación donde no debemos dejar que entren los problemas. Crea un ambiente agradable que te ayude a aliviar el estrés de todo el día.

Un baño caliento o ducha

Baño caliente relajante
Baño caliente, relajante

Una ducha o baño caliente antes de dormir es un buen alivio natural para nuestro cuerpo. El baño caliente ayuda a nuestros músculos a relajarse y descansaremos mucho mejor, esto hará que nuestra mente también descanse mejor.

Alimentación correcta

Debemos tener una alimentación correcta y equilibrada, de esta forma nuestro cuerpo y mente tendrán todas las vitaminas, aminoácidos y proteínas necesarios para su correcto funcionamiento. Además, debemos beber una media de 2 litros de agua al día, para mantenernos hidratados. Una buena hidratación y alimentación hará que nos sintamos mejor y esto nos ayudará a reducir nuestro estrés.

Evita aliviar el estrés con productos tóxicos

Muchas veces pensamos que aliviamos el estrés consumiendo productos tóxicos para nuestro organismo, como el tabaco o el alcohol. Pues es un gran error, el tabaco y el alcohol nos estresan enormemente. Por lo que, si sufres de estrés, debes evitar el consumo de estos productos. Aunque, la gran verdad, es que estos productos y su consumo no aportan nada bueno, por ello todo el mundo debería evitarlos.

Elimina el consumo de café o cafeína

Si estamos pasando una época con mucho estrés, debemos evitar el consumo de bebidas que puedan fomentar el aumento de estrés. Sustituye el café por bebidas que nos ayuden en nuestra relajación, como la manzanilla, tomillo, etcétera.

Pero, ¿cuál es la principal estrategia para aliviar el estrés?

Actitud positiva
Actitud positiva

Existe una estrategia infalible, la cual nos puede ayuda a combatir nuestro estrés. Esta estrategia está en nosotros mismo y nadie puede ayudarnos. Esta estrategia es el cambio de Chip”. ¿Qué queremos decir con esto? Pues bien, muchas veces somos nosotros mismos los que nos estresamos, por nuestra actitud frente a las cosas. Debemos aprender a cambiar el punto de vista y relajarnos. Por ejemplo, si nos estresa tener que ir en el metro durante una hora todos los días y, durante el viaje, mantenemos pensamientos negativos constantes, solo conseguimos aumentar nuestro estrés por algo que no podemos evitar.

Por lo tanto, si deseamos cambiar el “chip”, ¿por qué no pensamos? si tengo que ir todos los días una hora en metro, puedo aprovechar para repasar o leerme ese libro que me gusta tanto y aprovechar ese tiempo para mí.

Esto es un cambio de “chip”, de algo que no nos gusta, podemos sacar algo positivo y evitamos que nosotros mismos nos contaminemos y llenemos de estrés y negatividad.

En conclusión…

En definitiva, como hemos mencionado al comienzo del artículo, en nuestro día a día, son muchas las situaciones o personas que nos van a provocar estrés. Por lo tanto, debemos cambiar el “chip” y apoyarnos en esta serie de recomendaciones para ayudarnos a evitar caer en la trampa del estrés constante.

Desde Prisaediciones, deseamos dar las mejores recomendaciones y consejos, pero si ves que sufres un estrés intenso y difícil de controlar, debes acudir a tu médico. Tu médico podrá ayudarte y empleará pautas ajustadas a tus necesidades.

La meditación es un mecanismo que en la actualidad se está extendiendo. Esto es debido a que gracias a la meditación podemos conseguir ordenar nuestros pensamientos y equilibrar nuestra mente. Si deseas conocer los beneficios que puede aportarnos la meditación a la hora de controlar nuestro estrés y cualquier situación que nos perturbe, no te pierdas el siguiente artículo: La importancia de la meditación para nuestra salud