Diferencias al usar halla, aya, alla y haya

En la gramática del idioma español, existen muchas palabras que dan para confusiones a la hora de escribir. Esto se debe al simple hecho de que son homófonas. Es decir, que a la hora escucharse suenan de manera idéntica, aunque a la hora de verlas escritas se ven del todo distinto.

En esta ocasión, vas a poder despejar esa gran duda que supone el uso de palabras como halla, haya, aya y allá. Así, de una vez y para siempre podrás escribir de manera correcta y gozar de una bonita ortografía, digna de una persona del siglo XXI.

El uso del “Halla”

En este caso, el halla hace referencia al verbo hallar, es decir, encontrar. Es una palabra que se relación con hallazgo, descubrimiento. Un concepto muy fácil de asociar siempre que relaciones a halla, con hallazgo. Algunos ejemplos son:

  • ¡No sé donde se halla el teléfono!
  • ¡Halla ahora mismo tu auto!
  • ¡No importa en donde se halla ahora mismo, lo encontraremos!

El uso del “Haya”

En este caso, este es un verbo que tiene una estrecha relación con haber. Es un verbo que te hace pensar en la existencia y disponibilidad de algo en concreto:

  • Espero que haya en donde estacionar mi auto
  • En cuanto haya acabado con la tarea, podremos salir
  • Ojala que Fernando haya salido a tiempo

A si mismo hay que decir que El Haya, hace referencia a un lugar determinado en el mundo. La población de El Haya en Cantabria, España.  

El uso del “Aya”

En este caso no hay mucho que profundizar sobre la gramática y el modo de uso. Ya que “Aya” hace referencia a una mujer que se dedica a la labor de cuidar niños. En otras palabras, una niñera.

  • La aya dejó al niño en el coche
  • Gracias a la aya podemos ir a trabajar tranquilos
  • La aya está a cargo de alimentar al bebé

El uso del “Allá”

En este caso, el “Allá” hace referencia a un lugar determinado. Es un adverbio de lugar, muy fácil de entender en la gramática española. Algunos ejemplos son:

  • Allá, en España, nos vemos.
  • Los lentes los deje allá, junto al teléfono
  • Es posible que el bote aun se encuentre allá

Ahora que ya conoces las diferencias entre estas palabras, solo hace falta que empieces a implementarlas en tu escritura cotidiana. Porque en redes sociales, aplicaciones de mensajería y correos electrónicos, es muy seguro que necesites de estas pautas.