Época de piojos, descubre algunos remedios caseros

Navegando por la red, encontramos una gran cantidad de remedios caseros para acabar con la pediculosis. La pediculosis es producida por la infestación contagiosa de los conocidos piojos. Con la llegada de las buenas temperaturas, llega el momento de prevenir o remediar la aparición de estos insectos. Hemos recopilado en este articulo algunos de los remedios que consideramos, pueden ser más eficaces.

¿Insecticida o método natural?

En este artículo vamos a explicar aquellos remedios naturales o costumbristas que hemos recopilado por la red. Aunque existen diferentes productos químicos que también son muy buenos para acabar con los temidos piojos, pero sobre estos productos químicos hablaremos en próximos artículos.

Pero, ahora sí, si por el contrario prefieres utilizar métodos más naturales, te vamos a contar algunos que hemos encontrado en la red y la conclusión que sacamos de todos estos métodos.

Como siempre decimos desde Prisaediciones, antes de utilizar cualquiera de los siguientes métodos naturales consulta con tu médico de confianza.

Crema suavizante y vinagre

Uno de los métodos que hemos encontrado es a base de crema suavizante y vinagre. Empezamos embadurnando todo el pelo, desde el cuero cabelludo hasta las puntas, con crema suavizante, abundantemente. No buscamos una crema suavizante súper-cara, buscamos la más barata, lo que necesitamos es su densidad. Esta densidad nos permite, atrapar a estos bichos y en cierta medida ahogarlos, o si no, por lo menos aletargarlos. Este efecto también lo persigue el método con mayonesa, que creo que prácticamente busca el mismo resultado.

Ahora echamos, directamente en el pelo vinagre de manzana, con cuidado de que no entre en contacto con los ojos del niño. Ponemos un gorro de ducha, o una simple bolsa de plástico, cubriendo toda la cabeza. Dejamos actuar unos 30 minutos y después, empezamos la pelea.

Vamos a ir peinando el cabello, desde la raíz a las puntas, con una lendrera, la cual siempre es conveniente tener, sobre todo en pelos largos. Según vayamos pasando la lendrera, iremos retirando la crema, mientras vamos limpiando la lendrera en un papel de cocina o toalla.

Seguimos cepillando el pelo con la lendrera hasta que el pelo esté totalmente seco, esto lo provoca la crema suavizante. Una vez seco, le bañamos de forma habitual, pasando la lendrera al mismo tiempo.  Y ya solo nos queda esperar, conviene repetir el proceso 7 días después.

Conclusión, este método persigue aletargar y eliminar los piojos por ahogamiento, haciendo que se queden atrapados en una masa semi-compacta de crema para después, con el vinagre, eliminar al máximo posible.

Aceite de oliva y árbol del té, enemigos de los piojos

Otro método que hemos encontrado, es más a base de aceite de oliva y árbol de té. Consiste en preparar una mezcla de estos dos aceites.

Ponemos en un recipiente, una cucharadita, es decir, de las de café, de esencia de árbol de té, junto con dos cucharadas soperas de aceite de oliva. Con el pelo seco, vamos echando poco a poco, mechón por mechón, desde el cuero cabelludo hasta las puntas, esta mezcla. Mientras que lo aplicamos vamos a ir masajeando el cuero cabelludo para asegurarnos de llegar a cada rincón donde puedan estar escondidos estos insectos.

Después de repartir la mezcla y masajear el cuero cabelludo, dejamos actuar durante 20 minutos más o menos. Tras el cual lavaremos el pelo con normalidad. Este método da una hidratación extrema al pelo, y durante algunos días, dará la sensación de que tenemos el pelo lleno de grasa, pero lavado tras lavado, este efecto desaparece.

La conclusión que sacamos de este método, es crear un ecosistema resbaladizo para los visitantes, junto con una atmósfera creada por el árbol de té, ya sabéis que tiene un olor penetrante, que resulta desagradable para estos insectos y así mediante la lendrera podamos arrastrar al máximo de ellos.

Modo preventivo contra piojos

Si después de realizar alguno de estos métodos, consigues acabar con este molesto intruso, hemos visto un método preventivo que podemos tener preparado para usarlo a diario. No es más que hervir unos 150ml de agua, meterlo en un pulverizador de esos pequeños que tenemos en casa, y añadir una cucharadita de esencia de árbol de té, junto con una cucharada de vinagre de manzana.

Esta mezcla la pulverizaremos a diario sobre el cabello, sobre todo detrás de las orejas y en la parte posterior de la cabeza, para ver si podemos evitar, en la medida de lo posible, que nos vuelva a coger esta plaga tan molesta.

Para prevenir hay que tener en cuenta también que este insecto le gustan los olores afrutados, los pelos limpios y que huelen bien, son su paraíso en la tierra. Tenerlo en cuenta a la hora de elegir un champú.

Si deseas conocer otros productos naturales que pueden ayudarnos en nuestro día a día, no os perdáis el siguiente artículo: Recomendaciones para tratar y evitar vellos enquistados