Estambul: puente entre Europa y Asia

Las diez cosas que ver en Estambul

Estambul es una ciudad puente, ya que conecta dos continentes de gran tradición e historia. Pero además Estambul es una ciudad que se ha nutrido de esta conexión y es por ello que posee una ingente historia, que le ofrece a todo el viajero que se adentre en sus calles.

Estambul además es mezcla de modernidad y tradición, ya que aunque la ciudad apuesta por la modernidad, no se olvida de sus raíces históricas llenas de mezquitas, basílicas e impresionantes bazares.

Comencemos a dar una vuelta por esta ciudad de tradición, modernidad y conexión  que es Estambul y hablemos de las 10 cosas que son imprescindibles ver cuando visitemos Estambul.

La torre Galata

Torre Galata
Torre Galata

Con una altura de unos 67 metros, la torre Galata rige la ciudad desde su posición estratégica, ofreciendo unas vistas estupendas de la ciudad antigua y de sus alrededores. Esta torre de piedra medieval, conocida como la torre de Cristo, era el edificio más alto de Estambul cuando fue construida en 1348.

El uso que se le ha dado a la torre ha ido cambiando a lo largo de los siglos. Uno de sus usos fue de torre vigía para avistar fuegos en la ciudad. Hoy en día, la parte superior, es un restaurante y una discoteca, por los que nos tenemos que dejar caer por alli, una vez en Estambul.

Museo arqueológico de Estambul

Uno de los museos más importantes y conocidos de Turquía el museo arqueológico de Estambul, está dividido en tres edificios. Estos edificios albergan una colección de más de un millón de objetos de las distintas civilizaciones de todo el mundo.

Fundado en 1891, el museo arqueológico de Estambul fue uno de los primeros museos de Turquía. Contiene artefactos de gran valor, incluyendo el sarcófago de Alejandro Magno.

La iglesia Chora

La iglesia de Chora esa situada un poco fuera de lo que normalmente se considera la ruta más turística de Estambul, pero obviamente es una edificación que no nos podemos perder. El arte bizantino que alberga, es bien aclamado por todos los turistas que la visitan. Magníficos mosaicos y frescos que representan la vida de Jesús y de su madre María, se guardan en su interior.

Retrotrayéndonos a la antigua Constantinopla, la iglesia Chora era un monasterio en sus primeros años, luego se convirtió en una mezquita, para pasar en 1948 a ser un museo.

La cisterna de la basílica

La cisterna de la basílica
La cisterna de la basílica

La cisterna de la basílica ha dado agua a la ciudad de Estambul desde el siglo VI. Este depósito de agua fue mandado construir por el emperador romano Justiniano I. los visitantes pueden apreciar esta maravilla arquitectónica y quedarse boquiabiertos con la ingeniería que los arquitectos romanos tuvieron que usar para crear esta prodigio constructivo.

Ha sido escenarios de varios rodajes cinematográficos debido a su increíble belleza.

El palacio Dolmabahce

palacio Dolmabahce
Palacio Dolmabahce

Increíble, bello, lujoso son solo algunos de los adjetivos usados cuando se describe el palacio Dolmabahce. El palacio Dolmabahce ha sido comparado con el palacio de Versalles por su más que evidente belleza. Construido en el siglo XIX, y con recubrimientos dorados, el palacio Dolmabahce es una construcción de estilo predominantemente otomano, mezclado con neoclásico y rococó. El palacio Dolmabahce ha sido casa de seis sultanes, desde 1856 hasta 1924, que han contribuido a preservar su belleza, solo resaltada por su enclave, ya que este palacio se situá a lo largo del Bósforo.

La mezquita Suleymaniye

mezquita Suleymaniye
Mezquita Suleymaniye

La gente que visita la mezquita Suleymaniye dice que su tranquilidad y serenidad les da una inyección de espiritualidad que no encuentran en otros lugares del mundo. Situada en la tercera colina de Estambul, La mezquita Suleymaniye fue construida en 1550 por el sultán Suleyman el magnífico.  Esta mezquita, es sin duda, magnifica mezclando a la perfección la arquitectura islámica y bizantina.

La mezquita fue dañada, atacada, e incluso se produjo un incendio en su interior en la primera guerra mundial.

El Gran Bazar

Gran Bazar
Gran Bazar

A aquellos que son amantes de las compras no se les puede pasar una visita al Gran Bazar. Con más de 5000 tiendas, en el gran bazar se puede comprar de todo. El Gran Bazar es uno de los mercados cubiertos más grandes del mundo, recibiendo a más de 250.000 personas al día, el Gran Bazar tiene desde alfombras, antigüedades e incluso cerámicas pintadas a mano, es una visita de ocio que nos permitirá adentrarnos en el día a día de la gente de Estambul.

El Gran Bazar fue construido allá por el 1461 y en el podemos encontrar dos mezquitas, dos Hammans (Baños árabes) y el mercado de las joyas.

Por cierto no os olvidéis de regatear para conseguir una buena oferta. 

El palacio Topkapi

palacio Topkapi
Palacio Topkapi

El palacio Topkapi es uno de los palacios más bellos del mundo y es por eso que es una de las visitas que no nos podemos perder cuando visitemos Estambul.

Este palacio del siglo XV está situado en una colina de gran belleza, desde la cual se puede ver el mar de Mármara y el Bósforo.

Este Palacio que ha sido casa de sultanes e incluso se usó con fines gubernamentales, es hoy en día un museo, cuyas vistas valen su precio en oro.

La mezquita azul

Mezquita azul
Mezquita azul

La mezquita azul fue construida a principios del siglo XVII y sigue siendo un lugar de culto en la actualidad. Esto significa que los viajeros tienen que planear sus visitas a la mezquita con tiempo y cuidadosamente, ya que la mezquita permanece cerrada a los visitantes en los momentos de oración.

Los hombres que quieran visitar la mezquita azul deberán quitarse los zapatos, mientras que las mujeres que deseen visitarla deberán cubrirse la cabeza con un velo. La verdad es que es un pequeño precio a pagar por ver uno de los monumentos más bellos de Estambul.

El monumento incluye alrededor de 20.000 azulejos cerámicos y más de 200 vidrieras con diseños complejos.

La mezquita azul, se llama así, por el color azulado de los azulejos que recubren su cúpula en la parte exterior.

Hagia Sofia o Santa Sofía

Hagia Sofia
Hagia Sofia

Hagia Sofia fue un lugar de culto, que ha servido a las distintas religiones a lo largo de los siglos. Comenzó siendo una basílica greco-ortodoxa, construida en el 537. En el siglo XII, y durante seis décadas, fue una iglesia católica romana. En el 1453 se convirtió en una mezquita y siguió siéndolo hasta 1935, que fue cuando se abrió como museo.

En su tiempo Hagia Sofia fue una de las construcciones religiosas más grandes del mundo y sirvió de inspiración en la construcción de mezquitas, como en la construcción de la mezquita azul.

Estambul es una de esas ciudades que debido a su mezcla cultural, por ser puente de culturas, a su tradición y su incipiente modernidad, cubre de sobra las expectativas de cualquier viajero. Déjate llevar por las maravillas de Estambul, pasea por calles, disfruta su comida, vive su día a día tradicional, y enamorate de esta urbe milenaria.

Si deseáis conocer otros lugares sorprendentes, no os perdáis el siguiente artículo: Casablanca, el marruecos más cinematográfico

Tags : AsiaEuropa