La importancia de lucir unos pies sanos e hidratados

Como hemos mencionado en otros artículos, es muy importante tener una piel hidratada para mantenerla sana y fuerte. Una piel sana y fuerte puede enfrentarse al desgaste de la rutina y a los agentes externos que la afectan. !Pues bien! Sabiendo lo importante que es mantener una piel sana e hidratada, tenemos que tener en cuenta una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre el peso del día a día, nuestros pies.

Pies sanos e hidratados
Pies sanos e hidratados

Nuestros pies soportan el peso de nuestro cuerpo y, por este motivo, es fundamental que la piel se encuentre sana e hidratada. Los problemas más habituales en la piel de nuestros pies es la sequedad. Con la sequedad, pueden aparecer durezas y grietas, provocando dolor y la entrada de microorganismos.

Piel sana para unos pies sanos

La importancia de mantener una hidratación correcta en la piel de nuestros pies, es fundamental. La piel es el órgano más grande que presenta nuestro cuerpo, con una piel sana e hidratada, esta actúa de forma precisa contra los posibles agentes externos y evita la aparición de infecciones u otras dolencias.

Cuando nuestra piel se encuentra seca, esta pierde su elasticidad natural, lo que puede provocar la aparición de heridas, las cuales faciliten la entrada de microorganismos perjudiciales en nuestro cuerpo. Una piel hidratada mantiene su elasticidad natural y permite evitar la aparición de grietas o durezas en nuestros pies. Además, la hidratación de nuestros pies evitará una posible descamación.

Pero la piel no solo se hidrata desde el exterior, es por este motivo que debemos beber la cantidad de agua recomendada, para mantener así nuestro cuerpo y nuestra piel hidratados.

Masaje para el cuidado de nuestros pies
Masaje para el cuidado de nuestros pies

La piel de nuestros pies, no es igual que la del resto del cuerpo

Como hemos comentado anteriormente, la piel de nuestros pies es algo diferente a la piel del resto de nuestro cuerpo. En la zona de los talones encontramos una piel mucho más gruesa que en el resto del cuerpo. Es por este motivo, que no debemos utilizar la misma crema que utilizamos para la cara en la zona de nuestros pies. Nuestros pies necesitan la aplicación de cremas y productos especializados, los cuales ayuden a recuperar o mantener la hidratación correcta en la zona.

En la actualidad, en nuestra farmacia, podemos encontrar infinidad de productos que nos ayudan a mantener una hidratación correcta en nuestros pies.

Pero además, existen algunos productos naturales que pueden ayudarnos a la hora de mantener una hidratación correcta en nuestros pies.

Un truco para hidratar nuestros pies

Uno de los trucos más habituales, que podemos encontrar a la hora de hidratar nuestros pies, es el siguiente:

  • En un barreño con agua templada, introducimos los pies durante 10 minutos.
  • Posteriormente, quitamos el agua y secamos nuestros pies.
  • Ahora, utilizaremos un exfoliante y frotaremos nuestros pies. Para zonas más gruesas, como nuestro talón, utilizaremos una lima para pies.
  • Después de exfoliar y limar nuestros pies, procedemos a lavarlos y aclaramos.
  • Una vez secos nuestros pies, cogemos dos bolsas de plástico (o papel de cocina transparente). Daremos un masaje a nuestros pies con un poco de aceite de coco o aceite de oliva. Una vez hemos terminado nuestro masaje, cubrimos nuestros pies con el papel transparente y lo mantenemos durante 15 o 20 minutos.
  • Una vez transcurrido este tiempo, retiramos el plástico, aclaramos nuestros pies y los secamos.

Este proceso lo podemos realizar dos veces seguidas durante la semana y conseguiremos recuperar la hidratación natural de nuestros pies. Eso sí, para realizar una hidratación de nuestros pies, debemos realizar la hidratación por la noche, antes de dormir.

La importancia de unos pies secos

Como hemos comentado anteriormente, lo mejor para hidratar nuestros pies es realizar un tratamiento antes de dormir. ¿Por qué antes de dormir? Porque, si realizamos una hidratación de nuestros pies antes de vestirnos, podemos dejar un exceso de humedad en nuestros pies y puede ser perjudicial. Nuestros pies deben permanecer secos y evitar un exceso de humedad.

Es por este motivo, que cuando hidratemos nuestros pies, lo realicemos antes de dormir, para permitir que durante la noche la piel absorba toda la crema o aceite que hayamos utilizado para hidratar la zona.

Si deseas conocer algunos trucos para cuidar nuestra piel este invierno, no te pierdas el siguiente artículo: Consejos para cuidar nuestra piel en invierno