Que ver en Sevilla, una ciudad cargada de historia

Sevilla es considerada una de las ciudades más bonitas de España, siendo una de las más pobladas de Andalucía. Sevilla presenta una riqueza cultural, gastronómica y monumental que poco tiene que envidar a cualquier otra ciudad del mundo. Esta riqueza hace de Sevilla uno de los destinos preferidos por los turistas, siendo una de las ciudades más visitadas de España.

Su casco antiguo es el tercero más grande de Europa, con un patrimonio cultural inmerso en cada rincón de sus callejuelas. Sus monumentos, parques y plazas son de una belleza sin igual. Sevilla es una ciudad creada desde la mezcla y sinergia que han producido los distintos habitantes de la misma alrededor de su historia, en sus construcciones veremos distintos artes arquitectónicos, fruto de las distintas influencias. Además, cabe destacar el arte y amabilidad que presentan sus gentes.

Por todo lo anterior, Sevilla es un destino imprescindible que ver si estamos de pasada por el sur de España. A continuación, os contamos algunos de los mejores lugares y monumentos que podemos visitar en Sevilla.

Real Alcázar de Sevilla

Alcázar Sevilla
Alcázar Sevilla

Declarado patrimonio de la humanidad en el año 1987, se trata de uno de los palacios donde podemos observar más de 10 siglos de historia, la mezcla de arte islámico y castellano hacen de este palacio uno de los más auténticos de la ciudad. El Real Alcázar fue construido a lo largo de la historia con distintas influencias del momento. En él podremos contemplar arte renacentista y barroco. En la actualidad, es uno de los palacios reales en uso más antiguos de Europa.

Plaza de España

Plaza españa
Plaza España

Se trata de un complejo arquitectónico, con forma semi-elíptica, que se encuentra dentro del famoso parque de Santa María Luisa, el cual veremos a continuación. Construido para la exposición Iberoamericana de 1929, la construcción de su edificio principal se produjo entre los años 1914 a 1929. En el interior de la Plaza de España podremos ver un canal que la atraviesa con cuatro puentes. Dichos puentes representan los antiguos reinos de las Españas. Además, la plaza presenta 48 bancos en representación a las provincias españolas.

Las dos torres, que vigilan la plaza, de cerca de 70 metros de altura, con un estilo barroco, nos muestran la majestuosidad de la construcción. Esta plaza es considerada una de las más bonitas de la ciudad y es una de las visitas imprescindibles.

Parque de María Luisa

Parque María Luisa
Parque María Luisa

Este parque es uno de los pulmones verdes de la ciudad de Sevilla, fue uno de los primeros parques de la ciudad y declarado bien de interés cultural en el año 1983. En la antigüedad el parque pertenecía a los jardines privados del palacio de San Telmo, pero fue cedido a la ciudad en el año 1893, por María Luisa Fernanda de Borbón.

El parque alberga las plazas de España y las Américas, ambas construidas para la exposición Iberoamericana de 1929. La belleza del parque y la sombra que aporta su abundante vegetación hacen de él, una de las mejores zonas de la ciudad para pasear y relajarse fuera de la ajetreada ciudad.

Catedral de Santa María y la Giralda

Catedral y la Giralda
Catedral y la Giralda

Se trata de la catedral Gótica cristiana con la superficie más amplia del mundo. Sus orígenes datan del periodo almohade. Fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1987 y posteriormente, en el año 2010,  bien de valor universal excepcional. Su estilo gótico y su grandiosa torre (La Giralda, de 101 metros de altura) hacen de esta catedral un lugar imprescindible que visitar en Sevilla, tanto su interior como su exterior te dejarán impresionado.

En ella podremos contemplar el famoso patio de los naranjos, el cual era el antiguo patio de abluciones de la antigua mezquita.

Archivo de Indias

Cercano a la famosa catedral, encontramos el edificios denominado Archivo de indias, el cual fue construido por orden del Rey Carlos III, para salvaguardar la documentación de las colonias españolas de la época. Su forma cuadrada, con sus pasillos, muestra un fantástico patio central. En la actualidad sigue utilizándose como la sede del archivo municipal. 

Torre del oro

Torre del Oro
Torre del Oro

Posiblemente se trate de una de las torres más famosas de Sevilla, contando con una altura de 36 metros. Situada en el margen del río Guadalquivir,  se trata de una torre almarrana, la cual fue construida como torre defensiva. La Torre del Oro, está formada por tres cuerpos, de los cuales dos presentan forma dodecagonal y un tercero con forma cilíndrica. Los primeros datos sobre la construcción del primer cuerpo de la torre datan, aproximadamente, del año 1220, por orden del gobernador almohade de Sevilla, Abù l-Ulà.

Muy cerca de la Torre del Oro podremos contemplar la famosa plaza de toros de la maestranza.

Su gastronomía

Sevilla no es solo historia monumental, en Sevilla descubriremos su asombrosa gastronomía. En cada rincón de cada callejuela encontraremos un bar o restaurante típico que nos sorprenderá con sus fantásticas tapas. En Sevilla las tapas son una autentica tradición.

Pero además, en esta fantástica ciudad encontraremos platos típicos como el rabo de toro, el Gazpacho y salmorejo andaluz, el famoso pescaíto frito, sus huevos a la flamenca (con chorizo, verdura y huevos), los caracoles, el cocido andaluz y un larguísimo etcétera, que no te defraudará.

Luces feria de abril
Luces feria de abril

En conclusión…

Podríamos seguir hablando durante horas de la fabulosa ciudad de Sevilla, debido a su historia, sus parques, plazas y gentes, Sevilla es un lugar donde podemos disfrutar durante días. Pero, sobre todo, no olvidéis su flamenco y, si tenéis suerte, y podéis ir en abril, no olvides de disfrutar de su magnífica feria. Durante la feria de abril, la música, los bailes y el buen ambiente, estarán por cada rincón junto con sus iluminadas y floridas calles.

Si deseáis conocer otras ciudades que aguardan rincones sorprendentes, no os perdáis el siguiente artículo: Que ver en Brujas, el Medievo del siglo XXI

Tags : Europa