Tokio: capital del país del sol naciente

Tokio, capital del país nipón, es una ciudad extravagante y de arquitectura brusca que contrasta con la actitud de sus gentes amables y sonrientes. Sus calles delimitadas por infinidad de gentes de multitud de orígenes y vestimentas, todas ellas circundadas por edificaciones altísimas de hormigón encendidas por los neones que cuelgan de sus fachadas. Tokio, una ciudad que nos embriaga cada uno de los sentidos y, por tanto, no defrauda.

Tokio
Tokio

Normalmente la duración de un vuelo a Tokio, desde cualquier ciudad centro europea, será de 12 horas. Una vez allí comienza nuestra aventura por el país del sol naciente. A continuación, os contamos algunos lugares imprescindibles que no nos podemos perder, pero antes conozcamos un poco de su pasado.

Historia y habitantes

Tokio, antes conocida como Edo, empezó a cobrar tintes de ciudad alrededor del año 1603. A partir de aquí, la ciudad comenzó a crecer y aunque antes la capital del país la ostentaba Kioto, pronto Tokio le quito el cargo y el puesto de capital del mismo.

Japón es uno de los países más poblados del mundo con 126 millones de habitantes. Tokio alberga 9 millones de habitantes, pero si contamos con su área metropolitana la cifra asciende a 40 millones de habitantes, lo que la convierte es una ciudad muy grande y poblada.

Siete lugares que podemos visitar en Tokio

Akihabara

El distrito Akihabara es un lugar para comprar anime, manga y videojuegos, donde está muy presente la cultura otaku. Los otaku son fans extremos de algo, normalmente de algún videojuego, manga, anime, etc. En este distrito podemos encontrar algunos edificios donde se puede comprar o disfrutar de los videojuegos, del manga y del anime, así como de cafeterías con distinta ambientación. La calle principal se cierra los domingos, por lo que se vuelve un área peatonal.

Akihabara
Akihabara

Este distrito también es conocido como Electric Town, ya que en él se puede comprar casi cualquier aparato electrónico, desde las últimas innovaciones tecnológicas, pasando por artilugios algo más vintage, hasta los componentes más pequeños de ordenadores. Destacan, siendo paradójicas, las diferencias entre las grandes superficies y las tiendas más pequeñas de la zona.

Altar Meiji y zonas colindantes

A 5 minutos a pie desde la concurrida estación de harajuku  nos encontramos con el altar de Meiji.

Santuario Meiji
Photo by Gideon Peter Caringal on Unsplash

Meiji fue un emperador de Japón. El emperador Meiji gobernó Japón del 1867 al 1912. Fue en este periodo cuando Japón pasó de ser un país aislado a una potencia en ciernes, debido a su industrialización.

El altar de Meiji es un conjunto de edificaciones que se erigió en honor de este emperador. Este complejo de edificaciones fue construido y completado alrededor de 1920. El altar de Meiji fue construido para honrar a los espíritus del emperador Meiji y su consorte la emperadora Shoken.

Este precioso y tradicional altar está rodeado por Yoyogi Park, el cual crea una densa área forestal perfecta para dar paseos por la misma e intentar olvidarse del trasiego incesante de la ciudad, así como del frío acero y hormigón de sus edificios.

Harajuku

Harajuku
Harajuku

Es conocida como el centro de la vida de los jóvenes de Japón. La calle Takeshita dori es una de las arterias principales de la ciudad, si lo que buscamos es comprar. También encontramos Omotesando, para un tipo de compras más selectas, en la cual podremos comprar las marcas más caras de diseñadores conocidos.

Shibuya

Shibuya
Shibuya

El distrito de shibuya es el distrito de las compras. Además en el encontramos el paso de cebra de shibuya, en el cual se dice que cada vez que la luz del semáforo se pone verde, 3000 personas cruzan al destino que deseen.

Shinjuku

Es un distrito lleno de vida, de negocios y muy conocido por su vida nocturna. Durante la era Edo Shinjuku, se encontraba fuera del límite de la ciudad. Al oeste de Shinjuku, donde se encuentra la estación de shinjuku, ha crecido el distrito de los rascacielos, entre ellos el edificio metropolitano del gobierno de Tokio. En la planta 45 de cada una de las torres hay centros de observación que proporcionan una vistas magnificas de la ciudad.

Shinjuku
Shinjuku

Dentro de Shinjuku, al este,  se encuentra el distrito nocturno, algunas de las zonas curiosas a explorar pueden ser:

  • Kabukicho: llenos de restaurantes, bares y luces de neón.  
  • Omoide yokocho: con restaurantes más pequeños y tradicionales
  • Golden Gai: con más de 200 bares pequeños y curiosos restaurantes.

Además, dentro de este área encontramos Shinjuku Gyoen, un parque enorme cuyos jardines mesmericos nos dejaran sin aliento.

Asakusa

Uno de los mejores distritos para experimentar el Tokio más tradicional es Asakusa. Situado en el centro de una área denominada Shitamachi,  Asakusa ha intentado preservar el Tokio más tradicional, ya que esta zona era relativamente importante durante la era Edo.

Asakusa
Asakusa

Una de los monumentos o lugares más importantes en Asakusa, es el templo Sensoji, el cual fue completado en el siglo séptimo. Se trata de uno de los templos budistas más antiguos y populares de la ciudad. Accediendo al templo tenemos una de las puertas más icónicas, la puerta Kaminarimon y Nakamise Street, en la cual se pueden comprar artículos locales y suvenirs. Cruzando Nakamise Street, tenemos Dempoin Street, diseñada para parecer una calle de la era Edo. Si nos entra hambre visitando el templo deberemos ir hacia el oeste hacia Hoppy Street, una calle de 80 metros y de gran carisma, donde nos servirán delicias japonesas.

Tokyo skytree

skytree
Skytree

La estructura más alta de Tokio que se encuentra en el barrio de Sumida, uno de los barrios más característicos de Tokio. Se trata de una de las torres más altas que se construyó como centro de telecomunicaciones, mirador y restaurante. Con una altura de 634 metros, nos ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad.

En conclusión…

La inmensa ciudad de Tokio, compuesta por sus innumerables barrios, nos ofrece un sinfín de contrastes. Hemos podido pasear por sus calles llenas de neón como visitar sus respetuosos templos. Tokio nos muestra la simbiosis de los barrios antiguos con los nuevos y flamantes rascacielos, sus inmensos mercados, parques y templos. ¡No nos lo podemos perder!

Si después de visitar una ciudad tan espectacular como Tokio, deseáis visitar un país por descubrir, no dejéis escapar la oportunidad de perderos por Croacia. Os lo contamos todo en el siguiente artículo: Croacia, un paraíso por descubrir

Esta página utiliza cookies para sugerirte anuncios personalizados. Puedes obtener más detalles sobre ellas aquí y en nuestra política de privacidad. ACEPTO